SIETE CONSEJOS PARA REDUCIR RIESGOS COMO COMPRADOR, INQUILINO O ANTICRESISTA

En Bolivia, es realmente triste escuchar casos de personas y familias que han perdido sus ahorros de muchos años de trabajo y sacrificios, a través de una supuesta actividad inmobiliaria.  Y nos referimos como “supuesta” porque, en realidad, está demostrado que las operaciones o transacciones inmobiliarias de venta, alquiler o anticrético son un medio para que personas sin escrúpulos actúan de mala fe y tienen oscuros intereses, por lo tanto, como primera apreciación en artículo sobre los Consejos para reducir riesgos como comprador, inquilino o anticresista, debemos tener en claro que, una venta, alquiler o anticrético no son per se estafas o situaciones peligrosas para una persona, frente al fin ilícito de alguien que maliciosamente engaña valiéndose de un bien inmueble y de la buena fe de otra persona.

Con eso en claro, debemos reconocer que las siguientes operaciones inmobiliarias están reconocidas por la legislación boliviana:

La venta de un inmueble, en términos legales sencillos, es aquella facultad que tiene el dueño o propietario, de disponer del mismo recibiendo a cambio un bien lícito de igual o similar valor que sea aceptado por el oferente, como por ejemplo, dinero, otros inmuebles, autos, motos, joyas, obras de arte, etc.

El arrendamiento de un bien inmueble, es la facultad que tiene el dueño de percibir frutos otorgándole al arrendatario, la posibilidad de usar el bien para su vivienda o actividad económica, a cambio del pago de un canon de arrendamiento periódico y continuo por un periodo de tiempo. Esta de igual forma, es otra actividad lícita, reconocida por la legislación civil boliviana.

Y el anticrético, es otro derecho real que se traduce en contrato por el cual, el dueño de un inmueble actúa como deudor de otra persona que le presta una determinada cantidad de dinero sin intereses, por un tiempo determinado y que le faculta a tener la posesión temporal del inmueble como garantía por el dinero que prestó.

Con esa introducción que nos permite conocer en términos más prácticos lo que la legislación boliviana prevé al respecto, desde UNO CORPORACION INMOBILIARIA le detallamos 7 Consejos para reducir riesgos como comprador, inquilino o anticresista:

PRIMER CONSEJO – Esté 100% seguro de que quiere o necesita comprar, alquilar o tomar en anticrético un bien inmueble: Es una máxima muy sabia la que reza: No hagas a otros lo que no quisieras que hagan contigo mismo.  Es decir, no podemos creer que quizás necesitemos comprar un inmuebles o posiblemente quiera alquilar una departamento o está curioseando cómo están los anticréticos para, quien sabe, tomar uno el año que viene.  La actividad inmobiliaria, o los dueños de inmuebles que los ofrecen directamente, son como ud, personas que seguramente se dedican a otras actividades en su día a día, por lo tanto, si alguien está ofreciendo un inmueble en venta, alquiler o anticrético, no es justo ni que la inmobiliaria ni una tercera persona, por simple curiosidad, visite inmuebles para conocer casas y no concretar nada.  Los corredores inmobiliarios con experiencia de al menos un par de años, pueden darse cuenta con cierta facilidad si una persona es simplemente curiosa o si tiene interés en comprar, o tomar en alquiler/anticrético un inmueble, haciendo preguntas que en técnicas de ventas se denominan de manejo de objeciones y de cierre.   Si Ud.  procede con seguridad, es altamente probable que encontrará la misma seguridad en quienes le brindan un servicio profesional y serio.
 

SEGUNDO CONSEJO – Infórmese del mercado inmobiliario en la medida que le sea posible:  Adicionalmente a la información o datos que pueda darle algún amigo o familiar que conoce del sector inmobiliario, o de lo que pueda decirle una inmobiliaria, investigue por su cuenta en artículos de prensa, blogs inmobiliarios o revistas sobre cómo está el mercado o la zona que le interesa para realizar alguna transacción inmobiliaria.  En plena era de la información, es imposible no tener datos básicos de las principales características y ventajas de un determinado barrio o zona, de un edificio (sea nuevo o antiguo), de un condominio, qué servicios básicos tiene (agua, luz, alcantarillado, gas, internet) o qué tan socorrida es la zona (hospitales, clínicas, farmacias, restaurantes, bancos, colegios, tiendas, mercados, supermercados, plazuelas, parques, etc) hay en un radio de al menos 1 km.
 

TERCER CONSEJO – Realice cualquier operación inmobiliaria a través de un corredor inmobiliario respaldado por una institución: Si valora su tiempo y el trabajo de otras personas, seguramente dirá “ Zapatero a tus zapatos” es decir, confiará en que una operación de ese tipo requiere la intervención de una persona que conoce del mercado inmobiliario e idealmente, tiene el respaldo de una institución, a la que se puede acudir en caso de algún reclamo o queja.  En nuestro medio, esa institución reconocida por ley y por la Gobernación de Santa Cruz, es la Cámara Inmobiliaria de Santa Cruz – CAINCRUZ, nacida hace algo más de 10 años y que busca la profesionalización del mercado inmobiliario para convertir a nuestro departamento en el más atractivo y seguro para las inversiones inmobiliarias.

CUARTO CONSEJO – Conozca mejor al corredor inmobiliario que está atendiéndolo:  Es posible que quien le ofrezca un bien inmueble en venta, alquiler o anticrético, no sea reconocido por ninguna institución, sin embargo, eso no le impide que pueda actuar de forma lícita y profesional.  Si ese fuera el caso, interiorícese en saber quién es, cuánto tiempo trabaja en el rubro (con el internet y las redes sociales eso es cada vez más fácil), hágale preguntas difíciles, como por ejemplo, qué pasaría si el inmueble en venta o anticrético estuviera hipotecado, o qué documentos de propiedad tiene en su poder, o también, cuáles son los pasos para concretar una venta hasta que el inmueble está a nombre del comprador, todo ello tendría que saber un corredor inmobiliario profesional.  En Bolivia, al no existir una normativa que establezca condiciones mínimas para que un corredor inmobiliario se dedique a esa actividad con idoneidad, es decir, que es capaz de brindar un servicio porque conoce todas los aspectos e información relacionada.  Si quien le está brindando un inmueble en anticrético no es un corredor inmobiliario afiliada a una institución como CAINCRUZ, ni tiene antecedentes en las redes sociales, pregunte a la misma Cámara si tiene alguna información (positiva o negativa) de esa persona, también a sus familiares u otros corredores inmobiliarios y por último, hágale  todas las preguntas que crea conveniente hasta que lo convenza.  Es mejor tomarse un par de días enteros en estar seguros y prevenir, que dedicarles meses o hasta años en llevar adelante un proceso judicial para que le devuelvan su dinero o para que recupere algo del dinero que pagó por una supuesta transacción inmobiliaria que fue una estafa, apropiación indebida  o abuso de confianza.

QUINTO CONSEJO – Pida documentos de propiedad del inmueble en fotocopias y revíselos con su abogado de confianza: Al igual que tenemos un médico de cabecera, al que le confiamos cualquier síntoma o molestia que tengamos o que tenga algún ser querido (padres, hijos, hermanos, etc), es necesario tener un abogado de confianza, al que podamos consultarle este tipo de temas cuando realicemos cualquier transacción inmobiliaria.  El abogado seguramente contrastará las fotocopias o scan delos documentos que le proporcionen, pedirá otros que sean usuales para ese tipo de transacciones y le dará su criterio para avanzar o no en la operación inmobilaria.  Esa acción de contrastar documentos con registros públicos como la Alcaldía o la oficina de Derechos Reales, podrá identificar si los documentos son auténticos o si, en caso extremo, han sido fraguados o falsificados para engañar.

SEXTO CONSEJO – Sepa todo lo necesario de la historia del inmueble: Sea nuevo o antiguo, un bien inmueble tiene una historia,  esa historia, se la podrá contar un abogado que conozca materia civil – inmobiliaria, mediante el estudio de documentos legales de propiedad.  Es posible que esta estudio tome un tiempo, como 7 o más días, y en ese tiempo  también es posible que venga otro interesado y tome ventaja.  Al respecto, recomendamos llegar a un punto intermedio en que la revisión de los documentos se realice con la mayor celeridad posible, un par de días para los casos de venta y alquiler puede ser prudente, y para los anticréticos idealmente hasta 2 días, de forma que al menos se conozca la veracidad de los documentos.

SÉPTIMO CONSEJO – Pida a su corredor inmobiliario, una reunión con el propietario:  Sea presencial o, en último caso, vía virtual, en estos tiempos de pandemia por COVID-19 y de medidas de bioseguridad, es muy útil concertar una reunión junto al propietario o su apoderado legal y la inmobiliaria.  Si la inmobiliaria, de la que no sabe mucho o no tiene buenos comentarios, le viene con historias de que el propietario no puede, no quiere, que vive en el campo o que no hay poder humano que le permita comunicarse con Ud, desconfíe un poco.  Si la inmobiliaria le dice que tiene un poder notariado para esa operación, pida una fotocopia completa de dicho poder (además del resto de documentos de propiedad) y comuníquese con la Notaría en cuestión para que le confirme si ese poder efectivamente fue otorgado por ellos o no.  Si fuese así, podría proceder a negociar los términos del contrato (precio, forma de pago, duración, etc).

Si una empresa fuera la propietaria del bien inmueble, averigue más de la misma a través de la web de FUNDEMPRESA (www.fundempresa.org.bo) y también averigue lo que pueda de su representante legal.

Si está haciendo una búsqueda de forma directa, sin inmobiliaria, contrate una que le genere confianza por sus antecedentes, acordando previamente el alcance de sus servicios y los honorarios que le pagará por trabajar velando por sus intereses, buscando el mayor beneficio posible sin que ello implique aprovecharse de la otra parte, si no concretar una operación justa y en la que todos ganen y hasta que encuentre lo que quiere en un periodo de tiempo determinado.  Por cierto, el contratar una inmobiliaria que le brinden el servicio de búsqueda de un bien inmueble a la medida de sus exigencias, mediante un contrato con las formalidades del caso, no es usual en nuestro medio pero está plenamente permitido.  Esto suelen hacer día a día la mayor parte de las inmobiliarias que atienden un cliente y le dan una o más opciones de inmuebles pero ninguna le convence, y para no perderlo, algunas se comprometen de tal forma a encontrar lo que busca sin ninguna formalidad de por medio, hasta que encuentran algo a su medida.  Otras, posiblemente por su carga de trabajo o por otros motivos, buscan un poco y no prosiguen, y otras persisten hasta que encuentran y le refieren opciones. Fuera de ello, siempre habrá al menos alguien que tenga un inmueble u ofrezca el inmueble que desea.

Esperemos que estos consejos, desde el punto de vista del comprador, inquilino o anticresista, sean útiles y le permitan hacer buenos negocios inmobiliarios, de sostenibles en el tiempo y que le permitan encontrar a su corredor inmobiliario de confianza.  En el universo de corredores inmobiliarios de UNO CORPORACION INMOBILIARIA, encontrará una diversidad de caracteres, especialidades (solo ventas, o alquileres, o anticréticos para uso residencial, sea bajo, medio o alto, o solo segmentos empresarial, etc) pero un solo enfoque: una experiencia de cliente satisfactoria y positiva.
Comparte vía: